En el municipio de Amozoc, en Puebla, explotó una toma clandestina que era intervenida por integrantes Pemex, que supuestamente en una mala maniobra picaron el ducto, ocasionando una fuga que causó a su vez un estallido, afectando un radio de por lo menos 500 metros a la redonda.

Habitantes de San Mateo Mendizábal reportaron un enorme estruendo próximo a campos de cultivos de San Jacinto en un área que ya era intervenida por miembros de Pemex, ya que había una toma clandestina y laboraban para sellar el ducto.

De acuerdo con información de elementos de seguridad, una retroexcavadora picó la tubería y se produjo una fuga de gas e inmediatamente el personal que trabajaba consiguió desalojar la zona, avisando a los vecinos del sitio, quienes rápidamente corrieron la voz logrando salir de las casas aledañas.

Posteriormente, una chispa alcanzó el combustible que ya se acumulaba en el lugar y se registró la explosión que dañó por lo menos tres viviendas, calcinando casi completamente una de ellas.

Elementos de los distintos cuerpos de emergencia acudieron al lugar para montar un perímetro de por lo menos 500 metros.

En el sitio de los hechos quedó calcinada una máquina retroexcavadora, además de camioneta de la paraestatal y por lo menos tres domicilios afectados; del mismo modo, se efectuó el desalojo voluntario de por lo menos 10 casas habitación.