Un hombre de 50 años que estuvo hospitalizado una semana en el municipio de Salvatierra, Guanajuato, por una picadura de araña violinista falleció por las complicaciones que esta le generó.

Sin embargo, según reportes, el hombre tardó en acudir al hospital porque al parecer ni él ni su familia pensaron en que la picadura había sido de una araña violinista.

El hombre comenzó a presentar daños en los tejidos (deterioro en la piel) y dolores en los riñones, pulmones y corazón. Presuntamente se tomó un antídoto general contra animales ponzoñosos que no le hizo efecto.

A las pocas horas los síntomas empeoraron y el viernes por la mañana fue ingresado por sus familiares al Hospital General de Salvatierra, donde les informaron que ya tenía necrosis en un brazo y el daño se había esparcido a otros órganos.