Hay alarma al interior del buque de guerra estadounidense Chafee por un brote de COVID-19 que estaría diezmando a la tripulación, según información obtenida por Navy Times.

El Chafee llegó a San Diego desde Hawai para entrenar pero desde el pasado miércoles se confirmó por los funcionarios de la Tercera Flota de EE.UU que el personal del buque dio positivo de coronavirus. Sin embargo, no hay certeza de cuantos casos han surgido en la tripulación afirmando que esto es política del Pentágono.

“El barco sigue siendo capaz de cumplir con su misión”, dijo el comandante Sean Robertson correo electrónico dirigido al portal especializado en noticias de la armada naval el miércoles. “Ningún marinero de Chafee ha sido hospitalizado y todos los casos positivos están aislados”.

Pero dos suboficiales a bordo del barco le dijeron al Navy Times que decenas de marineros han sido retirados en los últimos días después de dar positivo o de estar en contacto cercano con los que sí.

Una página del documento “Rastreador de personal ROM” del barco obtenido por ese medio el miércoles muestra que 41 marineros que han dado positivo en la prueba o han estado en contacto cercano con compañeros infectados de una tripulación de aproximadamente 350 personas.