La Fiscalía General de Quintana Roo aseguró este lunes un bar en Playa del Carmen y detuvo a 10 personas presuntamente implicadas en el asesinato hace dos días de cuatro trabajadores del área de Fiscalización y Cobranza del municipio de Solidaridad.

En conferencia de prensa, el fiscal de Quintana Roo, Óscar Montes de Oca, dio a conocer que en las primeras investigaciones se estableció que los cuatro inspectores del área de Fiscalización se encontraban en funciones y al revisar los lugares que tenían asignados para visitas encontraron la ubicación donde fueron asesinados.

Una de las líneas de investigación está relacionada con actividades de narcomenudeo.

“Se pudo conocer que las cuatro víctimas eran empleados de la dirección de Fiscalización y Cobranza de la Tesorería del Ayuntamiento de Solidaridad y que en la madrugada del sábado se encontraban en funciones realizando recorridos de fiscalización a varios centros de entretenimiento que funcionan en esa localidad, para más tarde ser encontrados sin vida”, indicó el fiscal.

Con apoyo de cámaras de videovigilancia se logró establecer la zona donde estuvieron los inspectores de fiscalización.

“Se logró identificar una zona de búsqueda por lo cual se hizo un despliegue de agentes de investigación, quienes al llegar al lugar conocido como ‘La Cueva’ observaron que diversas personas estaban llevando a cabo la limpieza, lo que llamó la atención de los investigadores, que observaron que en el exterior del inmueble había manchas hemáticas”, continuó.

Luego de asegurar a los trabajadores del bar y obtener una orden de cateo, un grupo multidisciplinario de expertos en investigación criminalística y forenses procesó el lugar y encontraron las armas blancas usadas.

Las víctimas se presentaron en el lugar (…) para llevar a cabo sus funciones de fiscalización, sin embargo, en el interior del inmueble fueron privados de la libertad por cinco sujetos y ahí los lesionaron hasta privarlos de la vida con la utilización de armas blancas”, aseguró el funcionario.

Los cuerpos fueron dejados en la parte trasera de la misma camioneta donde se trasladaban, a unos 400 metros del bar.

Con información de EFE