A partir del próximo lunes Quintana Roo retrocederá al color amarillo en el semáforo epidemiológico, ¡ante el explosivo crecimiento en el número de contagios por COVID!9, que ha roto todos los récords.

“Nuestra prioridad es cuidar la salud de los habitantes del estado y de los turistas”, dijo el gobernador Carlos Joaquín en su mensaje semanal de los jueves.

Dijo que con el semáforo amarillo las actividades esenciales continuarán con las medidas ya establecidas, con los hoteles al 60%, del 50% las actividades sociales en espacios cerrados y 70% en espacios abiertos, como gimnasios y congresos.

Para eventos mayores a 150 personas, será necesario que los asistentes presenten prueba negativa de antigeno con una antigüedad no mayor a 48 horas.
También se restringe la movilidad nocturna y el horario de cierre de restaurantes y negocios similares será a más tardar a la una de mañana.

De acuerdo con el boletín técnico diario de la Secretaría de Salud, en las últimas horas se reportaron 765 casos nuevos y dedomingo a jueves se han contabilizado 2,378, cifra superior a los 2,132 registrados en todo el período domingo-sábado anterior.

A pesar del aumento exponencial de casos, solo 86 personas están hospitalizadas, aunque hay 4,651 personas en aislamiento social.