Alejandro Salas, director de la Oficina de Defensa al Consumidor de la Zona José Guadalupe Posada, detalla que los útiles escolares, de un año a otro, prácticamente han duplicado sus precios. Mientras una lista básica costaba hasta 450 pesos el año pasado, este 2022 está alcanzando precios de 850 pesos.

“Desgraciadamente, la inflación ha pegado en todos los aspectos. Tanto productos como servicios. El año pasado, comprar los artículos básicos para regresar a clases, eran aproximadamente 17 artículos, se gastaba de 380 a 450 pesos. Este año, derivado de las alzas en los insumos también, para llegar a un producto final, en este caso artículos escolares, puede llegar a entre 780 a 850 pesos comprar los 17 artículos.”

El delegado de la PROFECO señala que eventos como la feria del regreso a clases, que se lleva a cabo este fin de semana en los salones del casino de la feria, ayudan no solo a la economía familiar sino de los propios negocios que aún no se ven recuperados.

“Están ofertando estos productos a un precio razonable, con costos accesibles y descuentos de 10% al 30%. Será un momento considerable para reactivar sus negocios.”