Un adolescente murió al ser “tragado” por un hoyo que hizo en una playa de Carolina del Norte mientras vacacionaba este fin de semana.

El joven de 17 años de edad se encontraba en una playa en Cape Hatteras National Seashore, en Frisco, cuando quedó atrapado por el agujero.

De acuerdo con testigos, el menor originario de Virginia cavó un hoyo en la zona de dunas que se encuentran detrás de la duna principal, el sábado pasado.

Luego de excavar en esta zona que no es visible desde la playa, las paredes de arena colapsaron y dejaron atrapado al joven varios metros abajo de la superficie.

Amigos y familiares del adolescente lo buscaron y lo desenterraron al excavar varios metros. De acuerdo con un comunicado del Cape Hatteras National Seashore, un guardabosques de la reserva apoyó a los familiares al tratar de atender al joven.

A la zona también acudió personal de los servicios de emergencia del condado de Dare, en Carolina del Norte, luego de que recibieron un reporte al 911.

Pese a los esfuerzos, los cuerpos de emergencia no lograron reanimar al adolescente y fue declarado muerto en el sitio.

El Servicio de Parques Nacionales aseguró que abrió una investigación sobre la muerte del menor y también hizo un llamado a los visitantes a no cavar hoyos profundos en las playas del Cape Hatteras National Seashore, por su seguridad.