El pleno del Senado suspendió el debate y votación del dictamen que busca extender la participación de las fuerzas armadas en labores de seguridad pública hasta 2028 en México.

La reforma de carácter constitucional ya preveía el fracaso, pues el grupo parlamentario morenista no consiguió reunir una mayoría calificada (dos terceras partes de los asistentes) y ante una votación se corría el riesgo de desestimar el tema.

Con el asunto devuelto a las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y Estudios Legislativos Segunda surge un nuevo periodo de debate para reunir votos, con la posibilidad de modificar el dictamen entregado sin cambios por la Cámara de Diputados.

Cabe señalar que se trata de una reforma presentada por una diputada priista que ha sido respaldada por la mayoría de Morena, el gobierno federal y el propio Ejército.

La determinación se tomó luego de una acalorada discusión acerca la legalidad de la moción para retrasar el debate.