El Senado de Florida (EE.UU.) aprobó este lunes un proyecto de ley para limitar el aborto legal a las primeras seis semanas de embarazo, un periodo en el que, según los contrarios a la medida, mayormente demócratas, muchas mujeres no saben ni siquiera que están embarazadas.

Con 26 votos a favor y 13 en contra, el Senado de Florida, de mayoría republicana, aprobó el proyecto de ley SB 300 presentado en marzo pasado por la senadora Erin Grall.

La propuesta limitará de nuevo el derecho al aborto en este estado gobernado por el conservador Ron DeSantis, quien fue reelegido en 2022 y aparentemente busca competir por la Casa Blanca en 2024.

Desde el 1 de julio de 2022 solo se puede abortar legalmente en Florida hasta las 15 semanas de embarazo, en lugar de las 24 semanas establecidas hasta entonces.

En la propuesta de la senadora republicana Grall sí se contemplan excepciones para las mujeres embarazadas como consecuencia de violación o incesto, lo que no hace la legislación vigente ahora.

“Poco más de un año después de reducir el número de semanas para obtener un aborto a 15 (semanas), la legislatura ha decidido una vez más abordar el tema de la autonomía corporal de las mujeres buscando reducir la restricción de tiempo ya limitada a solo seis semanas”, reaccionó la senadora Linda Stewart, demócrata por el condado de Orange.

Según un comunicado de Stewart, este proyecto de ley también limita el acceso a los medicamentos utilizados para inducir un aborto “al prohibir el uso de servicios de telesalud y exigir citas en persona”.

“Es posible que muchas mujeres no puedan confirmar su embarazo hasta la cuarta semana, ¿y ahora el estado de Florida espera que obtengan citas con dos médicos y tomen esta importante decisión en solo un par de semanas?”, preguntó la demócrata.

La medida aprobada hoy por el Senado aún debe recibir el visto bueno de la Cámara de Representantes estatal antes de que llegue al escritorio del gobernador para ser firmada, pero se prevé que salga adelante.

La Cámara Baja estatal también tiene mayoría republicana.

Pese a las restricciones, en 2022 los abortos legales aumentaron en Florida, según cifras del organismo oficial a cargo, y la subida se debió sobre todo a que más de 6.700 mujeres de fuera del estado, lo que incluye otros puntos de EE.UU. o del extranjero, interrumpieron voluntariamente sus embarazos aquí.

Esas pacientes que llegaron a Florida procedían sobre todo de estados como Georgia, Luisiana, Alabama, Mississippi y Texas, donde las restricciones son aún mayores.

El total de abortos legales en Florida en 2022 fue de 82.199, frente a los 79.800 de 2021, y Miami-Dade fue el condado donde más interrupciones del embarazo hubo el año pasado, con más de 15.500.

“Las mujeres de este estado no olvidarán los nombres de los 26 cobardes que se negaron a enfrentarse a Ron DeSantis. Todos ustedes caerán con él, no (es) una amenaza, (es) una promesa”, dijo hoy en Twitter la líder del Partido Demócrata de Florida, Nikki Fried, y adjuntó el listado de la votación con los nombres de los senadores. EFE