José María Morelos.- El director del rastro municipal y tablajero, Manuel Ricardo Rejón Alcocer, reconoció que la falta de disposición de los productores para aretar y ponerle remo a su ganado, así como la crisis económica que obliga a las familias a reducir el consumo de carne, bajó las ventas en el rastro municipal e incluso algunos tablajeros están cerrando sus negocios por la poca demanda.

“Está baja la venta en el rastro por los gastos que hicieron por diciembre y se va a poner más duro por Semana Santa por la cuaresma; la demanda va a la baja”, dijo.

“Son como 10 puercos o menos por día en el rastro municipal; hay días que vendemos 600, 700 o mil pesos, pero antes vendíamos 3 mil pesos diarios, por lo que están muy bajas las ventas y ahorita que viene la feria, la gente guarda su dinero y ya no digamos la cuaresma que no se come carne roja”, apuntó.

Otro factor, dijo, es que el precio del puerco que pasó de 38 a 40 pesos el kilo, a 53 pesos el kilo; a ello también se agrega la competencia de Maxi Carne y Carne Morelos, ya que ofrecen precios más bajos.

Por otra parte, aunque reconoció que el gobierno municipal le ha empezado a meter dinero al rastro municipal para mejorar sus instalaciones; sin embargo, otro factor que afecta es que los productores no están poniendo aretes y remo al ganado, “no le ponen empeño, necesitan que sangren sus animales y les pongan los aretes”, finalizó.

Agencia SIM