El presidente de Rusia, Vladimir Putin, firmó una ley como parte de las medidas antisanciones, que permitirá a las aerolíneas rusas registrar los aviones alquilados a compañías extranjeras, según un comunicado del Kremlin.

Rusia está confiscando cientos de aviones propiedad de empresas leasing estadounidenses y europeas, una señal más de los desafíos que enfrenta la industria aérea del país debido a las sanciones tras la invasión de Ucrania.

El mandato consiste en permitir a las aerolíneas rusas conservar sus aviones alquilados en el extranjero y operarlos en rutas nacionales, dificultando a las empresas extranjeras reclamarlos sin la aprobación del gobierno ruso.

Las sanciones impuestas por Estados Unidos y Europa a Rusia obligan a las empresas de leasing a recuperar todos los aviones que hayan alquilado a las aerolíneas rusas antes de finales de mes.