En Quintana Roo, han sido reportados más de 400 casos del piquete de la mosca chiclera o Leishmaniasis, el vector que la transmite. Dicho asunto ha provocado temor entre empleados que efectúan labores dentro del tramo 4 y 5 del Tren Maya, que va de Cancún a Felipe Carrillo Puerto.

A finales del mes pasado, la Secretaría de Salud estatal indicó que trabajadores del Tren Maya en el estado presentaban esta enfermedad parasitaria y que algunos de ellos la relacionaron con la “la maldición de los trabajadores de la selva” que, de acuerdo con creencias del área, les da a quienes talan o hacen labores de desmonte sin antes contar con “el permiso de la tierra”.

En la entidad, suman 416 casos confirmados, de los cuales 385 se reportaron el año anterior y otros 31 en lo que va de este 2023.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las Leishmaniasis son enfermedades de transmisión vectorial con gran diversidad de parásitos, reservorios y vectores implicados en la transmisión.

Flavio Carlos Rosado, titular de los servicios estatales de salud, especificó que Quintana Roo cuenta con el Laboratorio Estatal de Salud Pública, único certificado por el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) para el diagnóstico de la Leishmaniasis.