La Organización Mundial de la Salud afirmó que la variante Ómicron del COVID-19 está matando a personas en el mundo, por lo que no debería de ser calificada como “leve”.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, jefe de la OMS, recordó que el alto número de contagios por Ómicron, la cual es más contagiosa que la variante Delta, ha causado presión en los hospitales.

El director de la OMS, dijo: “Aunque ómicron parece ser menos grave en comparación con delta, especialmente para las personas vacunadas, no significa que deba clasificarse como leve”.

“Al igual que las variantes anteriores, ómicron causa hospitalizaciones y está matando a personas”, insistió, agregando que el aumento exponencial de los contagios “está desbordando los sistemas sanitarios de todo el mundo”.

Cabe mencionar que la semana pasada se notificaron a la OMS unos 9.5 millones de nuevos contagios por COVID-19, un récord.