Pese a que los costos generados por “la pachanga” armada por la Presidenta municipal de Felipe Carrillo Puerto, Maricarmen Candelaria Hernández Solís, con motivo del fin de año pasado se habían mantenido en secreto y se manejaban como datos clasificados en la Administración, finalmente se pudo indagar que el festejo realizado por la primera autoridad para bailar a su gusto con la banda contratada, el equipo y la logística del evento superó los novecientos mil pesos.

Para Edwin Yeh Cámara, representante juvenil de la comunidad indígena de Polinkín, el gasto efectuado por la Presidenta Municipal, tomando como pretexto el fin de año, es un derroche innecesario de dinero que bien pudo utilizarse para atender los problemas serios de salud que enfrentan muchas familias en el municipio; para resolver el problema de los baches en colonias, Alcaldías o Delegaciones, o para atender la necesidad de hemodiálisis que tienen cientos personas mayores, principalmente en las comunidades.

En la información acerca de ese estratosférico gasto de casi un millón de pesos con motivo de los festejos de fin de año, se señala que el Ayuntamiento de Felipe Carrillo Puerto, mediante el despacho denominado Komerebi Consultores, contrató a la banda “Tierra Sagrada”, emitiendo para ello la factura 005338E, mientras que a Leonardo Monroy Ávila Santos, quien presumiblemente tuvo a su cargo la logística del evento, se pagaron 232 mil pesos por sus servicios esa misma noche.

“Si a eso le sumamos la gran cantina en que se convirtió el parque principal de la ciudad, la cantidad de cerveza que se vendió y los derechos cobrados por la Comuna a los venteros que llegaron ahí para ofrecer sus productos, estamos viendo que se trató de un negocio redondo para la Presidenta Municipal, que no solo ha demostrado que es insensible a las necesidades de sus gobernados, sino que se mantiene totalmente ajena a los problemas que vive su municipio y como ejemplo tenemos el más palpable, que es la inseguridad”, dijo el entrevistado.

Líderes de diversas colonias emplazaron a la Alcaldesa para que, con facturas y números reales en mano, ofrezca una explicación creíble sobre las ganancias obtenidas durante esos eventos y a manos de quién fueron a parar, toda vez que fueron utilizados recursos públicos para las actividades.

Fuente: Por Esto !