En su mensaje luego de ganar las elecciones por la presidencia de Brasil, el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva dijo que los brasileños quieren más y no menos libertad, igualdad y fraternidad.

Rechazó que el pueblo de Brasil siga dividido, pues a nadie le interesa vivir en una familia donde hay discordia.

Lamentó que la división en Brasil, ocurriera luego de lo que calificó como la propagación criminal del odio.

“Es hora de bajar las armas que jamás deberían haberse levantado”, dijo en su mensaje, acompañado de su equipo de campaña.

Lula, quien llegará a la presidencia por segunda ocasión, luego de haber estado en prisión acusado de presuntos actos de corrupción, dijo que desde el 1 de enero de 2023, gobernará para 215 millones de brasileños y no solamente para quienes votaron por él, luego de que son un único pueblo.

Prometió también, que luchará contra toda la explotación ilegal de la amazonia, luego de las críticas que Brasil y el gobierno del actual presidente Jair Bolsonaro, han recibido por parte de organizaciones ambientalistas internacionales, por los daños causados a uno de los principales pulmones del planeta.

“Volverá un nuevo tiempo de paz, amor y esperanza, un tiempo en que el pueblo basileño tiene derecho de soñar”, agregó el próximo presidente de Brasil.

Lula da Silva se impuso por un estrecho márgen al actual mandatario, el derechista Jair Bolsonaro.

De acuerdo con las cifras del Tribunal Supremo Electoral, Lula habría obtenido el 50.9 por ciento de la votación, contra el 49.1 por ciento de Bolsonaro.