EL operativo de captura de Ovidio Guzmán en Culiacán, dejó un saldo de 7 militares muertos y otros nueve heridos durante el momento de su detención en un domicilio de Jesús María, debido a que su equipo de escoltas utilizó ametralladoras calibre 50, con las que impactaron a un helicóptero de la Secretaría de la Defensa Nacional, obligándolo a aterrizar de emergencia, informó este jueves el general Luis Cresencio Sandoval.

El Secretario de Defensa que el saldo total del operativo fue de nueve elementos militares fallecidos y 35 heridos, mientras que 19 integrantes de las células del Cártel de Sinaloa también perdieron la vida al intentar evitar la detención de “El Ratón”.

Sandoval explicó que en la madrugada de este jueves 5 de enero una patrulla de la Guardia Nacional se dirigió hasta la zona de Jesús María, donde ubicó seis camionetas con blindaje. Los supuestos miembros del crimen organizado se negaron a bajar para una revisión e iniciaron una agresión contra los elementos federales.

Los escoltas de Ovidio López se refugiaron dentro de tres domicilios, desde donde continuaron el ataque contra la Guardia Nacional, empleando ametralladoras calibre 50, por lo que fue necesaria la intervención de un helicóptero Black Wahk para neutralizar a los equipos de seguridad del narcotraficante.

El titular de la Sedena reconoció que los delincuentes emplearon armas de alto poder contra una de las aeronaves de esa secretaría, obligando a un aterrizaje forzozo, sin embargo, la pericia del piloto evitó que la tripulación sufriera un percance mayor.

Finalemnte las fuerzas federales lograron detener a 19 presuntos agresores en uno de los domicilios de Jesús María, donde uno de ellos se identificó como Ovidio Guzmán, presunto líder de una facción del Cártel de Sinaloa, probablemente con la intención de que lo dejaran libre, explicó el Secretario de Defensa.

infobae

Una vez que Ovidio Guzmán estuvo asegurado por elementos federales, se utilzó otra aeronave del Ejército para extraerlo con velocidad y trasladarlo a la Ciudad de México, donde fue ingresado a las instalaciones de la FEMDO.

Una vez en la Ciudad de México, la Interpol cumplimentó una orden de detención con fines de extradición.

El secretario de Gobernación, Adán Augusto López, agregó que la Fiscalía General de la República (FGR) está integrando los expedientes contra Ovidio Guzmán por los delitos de portación de arma de fuego de uso exlusivo del Ejército y tentativa de homicidio, pues cabe recordar que se resistió a su detención y participó en las agresiones contra elementos militares.

Por su parte, el canciller Marcelo Ebrard negó que la extradición del hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, se lleve a cabo en “fast track”, pues las autoridades norteamericanas deberán entregar elementos de prueba a las mexicanas y será un juez de nuestro país el que decida su entrega a la justicia de EEUU.