José María Morelos.- En la comunidad de Venustiano Carranza, ubicado a cerca de 50 kilómetros de esta cabecera municipal, habitantes desde hace décadas beben el agua de la lluvia, ya que la que es extraída del pozo es demasiado salada.

Ramiro Che Choyoc habitante de este pueblo, comentó que cuando era joven, todos debían beber el agua de la laguna, sin saber si esto era salubre. Fue durante el sexenio de Mario Villanueva cuando les pusieron una cisterna, con la que recolectan agua de lluvia.

Tiempo después, finalmente les hicieron un pozo, pero el agua que sacan es salobre, por lo que solo la usan para lavar trastes o bañarse.

En todas estas décadas, dijo que nadie les ha explicado por qué el agua sale así, pero ya lo ven como normal.

Cuestionado sobre comunidades cercanas, como Plan de la Noria o San Isidro Poniente, el ciudadano confirmó que la situación es similar.

Agencia SIM