A la par que se desarrollaba la marcha convocada por el mandatario Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en conmemoración de sus cuatro años de llegar al poder, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, aseguró que la consolidación de la democracia depende de una nueva cultura cívica, no de reformas electorales.

Este domingo 27 de noviembre, durante la presentación del Informe País 2020: El curso de la democracia en México, en el marco de las actividades del INE en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Córdova Vianello reiteró que la sociedad confía en el órgano electoral, más que en otros actores políticos de la vida nacional.

“En ese sentido, el fortalecimiento de la democracia, que sin duda es necesaria e indispensable, debería orientarse más a modificar las prácticas y las actitudes de la clase política que a replantear o reconstruir los modelos y los diseños institucionales. Es más importante reconstruir el vínculo de la clase política y de los órganos de decisión con la propia ciudadanía a la que se deben”

Ante la Directora General adjunta de Desarrollo, Análisis e Indicadores del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Alejandra Ríos Cázares y el Representante Residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México, Lorenzo Jiménez de Luis, el consejero presidente del INE estableció que, como lo muestra el Informe País 2020, la evolución experimentada por la democracia mexicana “ha permitido que nuestro país contribuya a ese desarrollo y patrimonio que la comunidad internacional ve en nuestras democracias”.

El Informe País 2020, precisó Lorenzo Córdova, es de todas las instituciones que lo hicieron posible “para permitir que con bases ciertas, con datos objetivos y no con otros datos o con post verdades, encaminemos el combate en la defensa y mejoramiento de nuestro sistema democrático”.

Los resultados del Informe, refirió, muestran “una radiografía integral de todo lo que nos falta por hacer para modificar los aspectos cognoscitivos, valorativos y afectivos que determinan la forma en que la sociedad se vincula con la política y la interpreta”.

“Estos datos muestran los claroscuros que caracterizan a la democracia mexicana y los oscuros que deberán atenderse si queremos darle sustentabilidad a la convivencia en clave democrática en nuestro país”

En su participación, Alejandra Ríos Cázares destacó que para una democracia sana es crucial el entendimiento de que el espacio público es el escenario en donde se da la exigencia de demandas con el respeto de las diferencias.

“Al final del día, la democracia nunca ha significado consenso; la democracia implica y significa por definición deliberación constante, debate, diálogo, conversación. Una democracia no se impone, se debe dar en el marco de un conjunto de derechos reconocidos por todas y todos”, dijo la directora general adjunta de Desarrollo, Análisis e Indicadores del INEGI.

En su intervención, el representante residente del PNUD, Lorenzo Jiménez de Luis, expuso que la democracia no representa simplemente ir a votar, si no quiere decir derecho a participar en la vida pública, derecho a ser representado, pero también a educación universal, pública, gratuita y de calidad; a una salud universal; al esparcimiento y al espacio público.

“Aquí están los datos y como decía Hannah Arendt: todo mundo puede tener sus opiniones, pero no sus propios datos. Los datos se encuentran aquí listos para consulta”, concluyó el Director Ejecutivo de Educación Cívica y Capacitación Electoral del INE, Roberto Heycher Cardiel.