La canciller de Perú, Ana Cecilia Gervasi, afirmó que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), mantiene “una conducta tan ideologizada que linda con lo irracional” al rechazar la legitimidad de la jefa de Estado peruana, Dina Boluarte.

“El señor López insiste, insensatamente, en desconocer el golpe de Estado de Pedro Castillo, pese a que la comunidad internacional en su conjunto ha expresado su rechazo al quiebre del orden constitucional en el Perú y su apoyo a la sucesión constitucional de la presidenta Dina Boluarte”, sostuvo Gervasi en una entrevista publicada este lunes por el diario El Comercio.

La ministra de Relaciones Exteriores peruana enfatizó que, por ese motivo, el Ejecutivo y el Legislativo peruano han “condenado categóricamente sus posiciones injerencistas e irresponsables”.

El pleno del Congreso peruano declaró el jueves pasado “persona non grata” a López Obrador por sus repetidas declaraciones sobre asuntos internos de Perú y la negativa a transferir al país andino la presidencia de la Alianza del Pacífico.

El gobernante mexicano calificó la semana pasada de “usurpadora” a Boluarte y dijo que debería dejarle “la Presidencia al que ganó en una elección libre y democrática, a Pedro Castillo”, quien está preso desde el pasado 7 de diciembre tras ser destituido por el Congreso peruano luego de intentar dar un golpe de Estado.

Reiteró, además, que México no le entregará la Presidencia de la Alianza del Pacífico “porque ella no es legal y legítimamente presidenta del Perú”.

Tras la decisión del Congreso peruano, López Obrador anunció el viernes pasado que el Gobierno que encabeza no quiere tener “relaciones económicas ni comerciales con el Perú” y calificó nuevamente a Boluarte de “usurpadora” del cargo.

Sobre la entrega de la presidencia pro témpore de la Alianza del Pacífico, el mandatario mexicano dijo que se la podría entregar al Gobierno de Chile, pese a que le corresponde a Perú.

En respuesta, Gervasi afirmó que las relaciones económicas y comerciales entre los países “son impulsadas por los empresarios, las pymes y otros actores de la sociedad civil de ambos países, y no por los Gobiernos”.

“Las muy importantes inversiones mexicanas en el Perú y las nuestras en México continuarán más allá de expresiones como estas; nuestro intercambio comercial supera los 2,000 millones de dólares”, enfatizó.

Consideró, sin embargo, “inconcebible” que México “retroceda 12 años de sus trabajos en un mecanismo como la Alianza del Pacífico” que, señaló, “no es un foro político, sino uno de los más exitosos mecanismos económicos-comerciales que tiene la región”.

A pesar de ello, la canciller dijo que el Gobierno de Boluarte mantendrá su “posición de apertura al diálogo para encontrar una alternativa” que le permita asumir la presidencia de la Alianza y agradeció el respaldo que ha recibido ese derecho de parte del canciller de Chile, Alberto van Klaveren, y la subsecretaria chilena de Relaciones Exteriores, Gloria de la Fuente.

“Nosotros continuaremos con la mejor disposición para buscar que prontamente se concrete una alternativa consensuada que salvaguarde los 12 años de logros de la Alianza del Pacífico y asegure su proyección futura”, concluyó.

En medio del enfrentamiento con el Gobierno de López Obrador, Perú anunció a fines de febrero pasado el retiro permanente de su embajador en México y señaló que la relación bilateral quedaba reducida a encargados de negocios.

Con información de EFE.