El caso particular de los productores en la localidad de Benito Juárez don Humberto Naal dijo que las inclemencias del tiempo ocasionan que la producción de maíz vaya cada año en decremento, este año es poca la cosecha debido a que las lluvias no estuvieron en tiempo y muchas de las plantas murieron, posterior la lluvia de huracán también les perjudico.

Por esta situación los campesinos no pueden quedarse de brazos cruzados, algunos cuentan con el apoyo federal de sembrando vida, pero aseguro hay que generar más ingresos para el sustento familiar, cuando no están ocupados en el campo crían abejas o crían ganados para lograr subsistir.

A pesar de todas las dificultades los productores no pueden abandonar sus milpas pues una labor muy arraigada y difícilmente los campesinos podrían dejarlo aun así continúen recibiendo los apoyos del programa sembrando vidas.